07 de febrero de 2019

 

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- En coordinación interinstitucional con las secretarías de Educación y Protección Civil, así como con la Fiscalía General del Estado, la Secretaría de Salud de Chiapas interviene en la Escuela Secundaria “Rafael Ramírez Castañeda”para atender los eventos ocurridos con un grupo de estudiantes que ha presentado signos de desvanecimiento, mareos y vómito, sin razón aparente.
La primera intervención se realizó el pasado 25 de enero, cuando un grupo de alumnos perdió el estado de alerta después de haber realizado actividad física. En esa ocasión, la Secretaría de Salud dispuso un cerco sanitario para verificar las condiciones de salubridad del plantel.
Como resultado de este abordaje a cargo de las direcciones de Salud Pública y de Protección contra Riesgos Sanitarios, así como de la Jurisdicción Sanitaria número I de Tuxtla Gutiérrez, se determinó que el centro educativo se encuentra en condiciones precarias respecto a infraestructura, orden e higiene, con presencia de fauna nociva y acumulamiento de cacharros y exceso de basura.
En el recorrido realizado por las brigadas sanitarias se localizaron garrafas de aguarrás, preservativos usados y una bolsa negra con plumas de pollo y una cabeza de gato.
Este 7 de febrero se presentó un nuevo episodio de estudiantes con mareos y vómito, por lo que al hacer acto de presencia para tomar cartas en el asunto de manera interinstitucional, padres y madres de familia declararon que sus hijos ingirieron un agua preparada, la cual es proveída por los mismos compañeros del salón y al parecer es la que causó dichos síntomas.
Derivado de lo anterior, la Secretaría de Salud recolectó botellas con esta agua, que fueron encontradas en la basura, para analizar el contenido en el Laboratorio Estatal de Salud Pública (LESP). Mientras que la Fiscalía General del estado realizó estudios toxicológicos a los alumnos con sintomatología, previo consentimiento de los padres.
En cuanto a la versión sobre que es contaminación ambiental lo que ha generado este comportamiento en los escolares, la Jurisdicción Sanitaria número I descarta cualquier indicio de ello, ya que se tomaron muestras directas y ambientales de agua,cuyo resultado arrojado por el LESP fue negativo.
De esta manera, mediante una intervención interinstitucional se atiende y da seguimiento a la solicitud realizada por directivos y padres y madres de familia de la escuela.

Compartir